18 sept. 2010

Tengo, un mundo de sensaciones

Bien. Voy a intentar que este posteo esté relacionado de algún modo (al menos para mi) con el eje de la innovación, la creatividad y la pasión.

Vamos por parte.

¿Cuanto tienen que ver las expectativas con la innovación?

Me lo pregunto en un contexto muy dinámico, y donde lo innovador no solo debe ser nuevo, sino también, cubrir y cumplir expectativas que no son las mismas para todos. Es como cuando compramos un teléfono celular nuevo, y alguien viene y nos dice "ah, pero le falta GPS". El producto no deja de ser innovador (por eso lo compramos), pero cumple con algunas de las expectativas.
Por otro lado, cuando diseñamos y creamos un nuevo concepto, son nuestras expectativas las que lo ponen en un nivel superior y, con los ojos brillosos de la emoción, tratamos que otro lo vea de la misma forma.

Es fundamental estar preparado para cambiar rapidamente nuestras expectativas hacia otras que ni siquiera considerábamos. Ojo! no es un técnica para negar la realidad. Lo que intento decir es que para entender si algo es innovador hay que sacar nuestras expectativas o bien, estar dispuestos a cambiarlas para evaluar su grado de innovación.

Esta experiencia la tuve en estos días. Habíamos diseñado algo "groso" y quien realmente tenía que evaluar lo groso que era, tuvo otra interpretación. Estuvimos todos de acuerdo con que era algo importante y necesario, pero no así en las expectativas. Sin embargo, fuimos lo suficientemente flexibles para mantener el producto invicto y entender que la innovación pasaba por otros lugares también.

Pero entonces...¿la innovación la definen las expectativas de otro? Ni si, ni no.

La autoridad que le demos a ese otro, nos modifica nuestra expectativa. No solo innovamos para mejorar las cosas y divertirnos, para muchos es un motor de crecimiento y de vida, y allí hay que aprender a vivir con los otros.

No hay comentarios: