28 nov. 2011

Lo estándar y lo otro

Estando de viaje pude reflexionar sobre algunos temas que surgieron al ver a otros turistas (y verme a mi como tal)
Conocí mucha gente de muchos países que llevaban viajando mas de 3 meses y no tenían fecha de terminación. Una situación envidiable si la hay.
Fue algo común observar a muchos "mochileros" con su equipamiento y sus mapas. De alguna manera, se repetía cada 2 cuadras la misma imagen. Gorrita, mochila, mapa y libro sobre el lugar, zapatillas para caminar, las medias subidas hasta el mismo lugar y, en horario de almuerzo, comiendo todos en el mismo restaurante (seguro el libro que llevaban indicaba hacerlo allí). Ah! también las fotos se deben tomar desde un punto definido.


Estos personajes tienen el tiempo y las herramientas para conocer a fondo, aprender y entender que sucedió allí. De hecho, por eso están allí, no?
¿Podríamos llamar a esto una forma "estándar" de hacer turismo? Tiempos exactos, lugares delimitados, ropa repetida...¿sensaciones similares?

En mi caso no tenía nada de eso. Solo un mapa y un "conozca Roma en tantos días".
Es posible que el poco tiempo de viaje haya hecho que nos pueda armarme de todas esas cosas y me haya  dejado llevar por la intuición, el placer y la sensación de "que lindo lugar".
También tiene que ver con una cuestión actitudinal, y de buscar otras experiencias que no figuran en ningún manual. Tomar calles paralelas, hablar con la gente del lugar, buscar restaurantes "autóctonos", y de alguna forma, armar el propio viaje.

Creo que sucede lo mismo con las oportunidades de innovación y creatividad en la mayoría de los ámbitos. Existen "manuales, mapas y ropas" que indican el camino para llegar a la innovación siempre y cuando cumplas todos los pasos.
Pero hay otras maneras de hacer el viaje, no tan estándar, y con estilo propio.

No hay buenos o malos en esta historia, sino plantear que de acuerdo a las muchas circunstancias, hay muchas maneras de emprender un viaje u otro, no importa que tan lejos vayamos.


No hay comentarios: