24 sept. 2012

La libertad es improductiva

Sin entrar en debates de ideologías o cuestiones de si la libertad es una cosa u otra o bien que la productividad se asocie a explotación, quisiera hacer una reflexión.

Solemos manejar un calendario parecido al común de la gente. Nos levantamos a la mañana (mañana: de 6:30 a 9:00), almorzamos al mediodía (mediodía: de 12:00 a 15:00) y cenamos a la noche (noche: de 21:00 a 23:00). Entre esos períodos de tiempo estudiamos, trabajamos, divagamos, hacemos sociales y obviamente, dormimos.
Una vez definidos los rangos de tiempos, revisemos que sucede realmente y que nos gustaría que suceda:
"me quedé dormido y se me acortó la mañana", "estuve esperando que me atiendan y se me perdió el almuerzo", "al final me acosté a las 2 y media de la mañana porque no le pude ganar al Chelsea en el PES 2013", y así.

Vuelvo a la pregunta: ¿sucede lo que quisiéramos que suceda? Tener muchas actividades, sean rentables o no, nos obliga a organizarnos y cualquier cambio de agenda, nos desestabiliza y mucho. De eso se trata la productividad:
Productividad = [cantidad de cosas / cantidad de tiempo]
El tiempo es limitado y la cantidad de cosas también. ¿Qué valor estoy agregando con "la cantidad de cosas" que hago?

La libertad es improductiva porque genera un espejismo de la vida. Si asociamos [libertad = mucho tiempo], y pensamos [libertad total = infinito], la ecuación quedaría

Productividad = [cantidad de cosas / libertad total]

resultando la productividad muy baja, ya que dividimos por infinito.

Como conclusión, para mejorar la productividad, es fundamental pensarnos con poca libertad (inducida o no) y revisar el valor que agregan la cantidad de cosas que hacemos.



2 comentarios:

Pablo Samiter dijo...

"Siento en mis huesos que he de tener una vida prolongada. Por eso interiormente me siento tranquilo y lleno de paciencia, por eso puedo pasarme un día entero en un banco de arena o pintando las fantasias de mis sueños(...) en suma, llevar una vida de verdadera creación" (Carl Jung)

Pablo Samiter dijo...

Esa frase demuestra un poco como el tiempo es ese invento que nos ponemos por delante para justificarnos y apremiarnos. La libertad esta (en muchos casos) también en la mente. Muchas veces la falta de opciones es simplemente no conocerlas.
Procastinar es una cosa, vivir pequeño es otra. Abrazo