4 sept. 2012

La pregunta

En el mundo emprendedor actual suele haber una pregunta recurrente: ¿Qué te apasiona hacer?
En función de la respuesta, un montón de consultores y gente exitosa te dice: "dedicate a tus sueños", "cambia de trabajo", "andate de viaje" y movidas así (sic).

De tanto escucharla me surgió el siguiente escenario: Imaginemos que de un momento a otro todas las personas del mundo se dedicaran a lo que realmente los apasiona. ¿Cómo funcionaría el mundo? ¿Cuántos contadores quedarían en sus puestos? ¿E ingenieros?
Por otro lado, ¿Cuántos cantantes de música latina tendríamos por metro cuadrado? ¿Y futbolistas? ¿Alcanzarían las playas para tantos bares?


1 comentario:

Pablo Samiter dijo...

Pasaría lo mismo que con la portabilidad numérica. Menos del 5% se cambiaría y se mostraría arrepentido luego de unos días!
The paradox of choice también se aplica a las decisiones fundamentales!
VA mejorando esto!