21 mar. 2010

La bambucicleta rosarina

En algunos post anteriores mencionaba el tema de las innovaciones y la tecnología disponible de una sociedad. He aquí un ejemplo
No pude esperar hasta el lunes. Estoy leyendo el blog de Nicolas Masuelli (
bambucicleta.blogspot.com) y me entusiasmo ante cada post. La gestación de una bicicleta cuyo cuadro está hecho de caña de bambú.
A medida que leo las propiedades y atributos, mas ganas de tener una me dan.


Es simple. Todo el cuadro está hecho de caña de bambú. Aún no han encontrado sustitutos de los otro elementos que componen la bici.
Son mas livianas y amortiguan mejor los movimientos bruscos (porque el bambu es resistente, pero mas elástico que una aleación)
Obviamente son mas baratas y exóticas.

Extraído de la nota
en La Nación

Más ventajas
"El peso de la bici es similar al de una de aluminio, pero el andar es mejor que el de una de fibra de carbono, porque el bambú absorbe y amortigua con más flexibilidad las irregularidades del terreno", explica Masuelli. El precio también es otra ventaja: mientras que una bicicleta de fibra de carbono puede llegar a los 3500 dólares, las bambucicletas se consiguen por valores entre 2500 y 6000 pesos, según el modelo.
Pero Masuelli y Pelegrin insisten en que la mayor ventaja es la ecológica: "Como el bambú es una gramínea, se cosecha y vuelve a crecer. No hay problema como, por ejemplo, con los árboles, que si se talan hay que plantar otros. Lo mismo con el hierro, que para sacarlo hay que tirar una montaña, tal vez arrasar poblaciones, y después transportarlo hasta China, donde se produce, y otra vez distribuirlo por el planeta... Se provoca muchísima contaminación", explican un poco cada uno.
En el mismo tren ecológico viaja su sistema de producción: "Se invierte poca cantidad de energía en los procesos, lejos del método de producción en serie, que llena de chatarra el mundo", añade Masuelli. "Acá el trabajador no se tiene que adaptar al ritmo de una máquina, que es algo alienante, sino que proponemos un método que haga disfrutable el trabajo y, como consecuencia, vivir mejor", expresa Pelegrin. Y advierte: "Como no hay matricería, todas las bicicletas son únicas, ninguna salió igual. Cambiar no cuesta nada, porque todo lo hace un humano".


No hay comentarios: