26 abr. 2010

La burocracia - aprendiendo a quererla


Siempre tuve un prejuicio muy marcado sobre la función pública. Principalmente por la burocracia.
Soy de la generación que creció con empresas del estado privatizadas porque era "ineficientes".

En estos días me encontré via Facebook con muchos amigos de la primaria. A ese colegio fuí desde primero a tercero. Luego mis padres me pasaron a un colegio privado, porque había muchos paros (corría el 90). Siento que me privaticé en algún sentido.
Luego de la secundaria (en el mismo colegio), entré a estudiar en la Universidad Nacional de Rosario. Un espacio público (pero no gratuito...).
Mi experiencia en la universidad fue espectacular. Disfruté cada materia y cada docente. Participé en el GMEII y construímos el CLEIN 2004. También conocí a muchos quienes hoy hacemos el TEDxRosario.

Pero no puedo dejar de mencionar a la burocracia que nos rodea desde que nacemos.
¿Como es posible que nos cueste tanto salir de ese sistema de organización?
¿Se trata de miedo?
¿Viviremos alguna vez alejados de estas metodologías?

Tengo una fuerte convicción sobre la transformación de nuestra sociedad. Me siento capaz de hacerlo y en cada intervención, pienso que no solo yo me tengo que beneficiar.
Tambien creo que muchas entidades públicas tienen el poder de hacerlo, aunque la incapacidad de ejecutrarlo.
En este blog en donde traigo mi visión de la innovación, hablar de la burocracia me hace pensar que no es un tema resuelto. Y que muchas innovaciones aún duermen dentro de estas organizaciones.

La seguimos despues.

3 comentarios:

Francisca dijo...

Te invito a visitar mi nuevo blog de ilustraciones y textos breves http://mandamientosdementira.blogspot.com/

Además, si te gusta el mundo de los blogs, escucha el podcast del mundo bloguero

http://largavidaalblog.blogspot.com/

Saludos!

Fran

Anónimo dijo...

Me gusta tu planteo de innocracia! Creo que nuestras vidas pasarían a ser mas eficientes (o empezarían a serlo). La vida 2.0 puede ser una herramienta útil para lograrlo.

Gabriel dijo...

En un momento lo hablamos para el TEDx, te acordás? en ese momento me puse a buscar alternativas a la burocracia y nada che.
Ahora se me dispara que el sistema es perfecto, pero no tiene actores competentes. Me parece que el problema es que los burócratas se piensan robots y confunden ser parte del sistema con dejar de ser humanos.
Tal vez con un cachito más de criterio de cada uno el problema sea solución