30 oct. 2010

Es parte de la religión


En repetidas ocasiones hablamos de la innovación y el contexto. Dijimos en algun momento que el contexto es fundamental para definir si algo "es o no es" innovación.

Ahora me gustaría, apuntar a un nivel intermedio. Mas chico que el contexto, pero más grande que el producto. Llamemos a este nivel "Reglas del juego". Es decir, formales o informales, están inmersas en un contexto y contienen a las incipientes innovaciones que vamos a analizar. En este contexto (pongamos País), existen muchas reglas de juego, que se solapan, se complementan, ayudan, obstaculizan, y así.
Pienso que para entender el impacto de una innovación esta debe, por lo menos, perturbar a estas reglas de juego. Y aquí se plantea una segunda mirada.

Mientras más rígidas, formales y antiguas sean estas reglas de juego, menos valiosa es la innovación.

Pero....¿no será al revés? ¿Cómo puede ser que si un nuevo producto cambia el modo de hacer de un conjunto de personas no sea valiosa esa innovación?

Creo que la innovación es reconocible, pero el costo de hacerlo es mucho menor.

Un ejemplo, la religión.
La religión es un conjunto de reglas con algo de antigüedad. Según Wikipedia La religión es un sistema de la actividad humana compuesto por creencias y prácticas acerca de lo considerado como divino o sagrado, tanto personales como colectivas, de tipo existencial, moral y espiritual.
Vemos en general muchas propuestas (y otras mas) que transgreden estos sistemas intentando proponer sobre el mismo eje, un espacio diferente.
Lo que veo en general es fascinación por estas iniciativas, pero ¿nadie se pone a pensar que sobre un dogma es muy fácil de innovar? Además de fácil, es de muy bajo costo, ya que cualquier propuesta paralela, es una innovación.
También ocurre en las empresas con superestructura. Cualquier propuesta que se burle del sistema y de las reglas de juego, se lleva todas las miradas. Una especie de comportamiento parecido a la curva de aprendizaje.

El tema del bajo costo también es importante. A menor cantidad de ingenio, menor costo. No hay costo por romper paradigmas, todo sucede en la mente.

Propongo empezar a analizar si la innovación transgredió reglas del juego claras y estándares o si surgió de un entorno sin reglas de juego y desafiante para el individuo innovador.
Se ve en la música, en las herramientas de gestión, en la gestión pública.



1 comentario:

jAiRo MaLdItO dijo...

Me gusta la idea de que la innovación nace transgrediendo las reglas ya establecidas.