23 nov. 2012

La Fabricicleta

Por esas cosas de la vida, este año anduve mucho en bicicleta. Las otras cosas del vida me llevaron a proyectos relacionados con las dos ruedas.
La palabra bicicleta permite combinarse con otras palabras, como sufijo y prefijo. Por ejemplo, Bambucicleta, Bambubici, Bicivoladores, Bicicultura, y como dice el título del post, Fabricicleta.


La Fabricicleta es un taller de auto(bici)reparaciones, pero también un espacio de enseñanza, aprendizaje, y socialización de saberes sobre velocípedos.

Los pasos básicos dentro del taller serían (a grandes rasgos) los siguientes:

1. Romper una bicicleta (preferentemente de su propiedad).
2. Acercarse a La Fabricicleta.
   3.a Si sabe como arreglar el desperfecto: agarre las herramientas y comience.
   3.b Si no sabe cómo arreglarlo: pregunte, mire, intente (la próxima lo hará usted mismo y/o se lo enseñará a un ser querido).
4. CONTRIBUYA CON EL PROYECTO. Se aceptan billetes de curso legal, monedas o material bicicletístico... comida (solo si es casera).
5. Divulgue!!
6. Vuelva!!

• No vendemos bicicletas •

Es interesante, más allá del objeto en cuestión (la bici), lo que esta gente propone como forma de trabajo. Rompé algo, vení a arreglarlo y charlemos. De paso, dejá algo.
Como se observa, es autosustentable (Contribuya con el proyecto) y tiene cierto tinte a co-working.

Me gustan estos espacios, donde bajo una consigna única (arreglar la bici) se generan tantas cosas.

Y para finalizar, su manifiesto.

  1. Amamos a las bicicletas sin distinción de marca, peso, o material.
  2. No existe la bicicleta obsoleta ni la biciparte descartable.
  3. Todos y todas tenemos nuestras grasas. Aquí se las comparte sin juzgar a nadie.
  4. Desarmando sus bicicletas las personas se conocen mejor, se predisponen a conocer mejor a los demás, y al mundo.
  5. La bici que es rota en el intento por arreglar alguna de sus partes accede en el acto a la categoría de “Gran Maestra”, y su dueñ@, en agradecimiento, deberá redoblar esfuerzos por dejarla mejor de lo que estaba antes de cometer su falta de precaución.
  6. Toda tarea del ser humano puede ser realizada sobre una máquina a pedal.
  7. El tiempo (lento) dedicado al arreglo, mantenimiento y/o embellecimiento de un velocípedo, es un tiempo de entrega total al erotismo. Hágase esto en compañía.
  8. Una llave sucia no ajusta, mancha.
  9. Condenamos las políticas obscenas e inescrupulosas que se impulsan en nombre de las bicicletas. Consideramos a los velocípedos “máquinas supremas” y los eximimos del uso que sus dueñ@s puedan hacer de ellos.
  10. Peor que el óxido es el fascismo y la ineptitud. Aquí se combate todo eso.
Arriba las bicis!!!

Que ganas de tener un manifiesto!

No hay comentarios: